ocuapcional



Servicios De Salud Ocupacional

Elaboración de Protocolos Médicos Ocupacionales
Muchas de las empresas a nivel nacional están encontrando grandes problemas al momento de elaborar los protocolos de evaluación médico ocupacional para sus trabajadores, sobre todo porque los responsables de elaborarlos terminan siendo el jefe de recursos humanos, la asistenta social o el administrador de la empresa que obviamente tienen una formación diferente que la de determinar el estado de salud a través de exámenes médicos y de ayuda diagnóstica.
Sin ánimo de desacreditar a nadie esto termina siendo en muchas ocasiones como armar un rompecabezas a oscuras, en más de una ocasión podemos encontrar a una persona encargada de bienestar social revisando literatura y tratando de armar su protocolo de evaluación ocupacional y no entiende porqué hemograma, cuando electrocardiograma o si es indispensable la evaluación psicológica.
Toda la labor se complica cuando hay que presentar el presupuesto de la evaluación a la gerencia y entonces es muy fácil decidir: mejor audiometría no, quitemos el electrocardiograma, etc. etc. etc. Pasa en su empresa? no son los únicos, se los aseguro. La pregunta de rigor suele ser: ¿Cuánto es lo mínimo necesario que debo gastar en estas evaluaciones para cumplir la ley y evitar sanciones? La pregunta correcta debe ser: ¿Con qué pruebas me aseguro que el trabajador está sano o identifico de manera temprana si está desarrollando una enfermedad ocupacional? Es importante definir el criterio de la construcción del protocolo.
En primer lugar hay que tener claro que esta relación de pruebas es la consecuencia de la elaboración del Mapa de Riesgos, documento en el que la empresa identifica los riesgos a los que están expuestos los trabajadores al momento de cumplir su trabajo. La Ley 29783 de Salud y Seguridad en el Trabajo nombra una matriz muy sencilla de evaluación con los tipos de riesgos a los que pueden estar expuestos sus trabajadores: agentes físicos, químicos, biológicos, ergonómicos, psicosociales; y estos cómo pueden estar afectando a los diferentes tipos de trabajadores de su empresa.
¿Cada tipo de trabajador deberá pasar una evaluación diferente? Efectivamente. Un trabajador de oficina no tendrá necesidad de pasar las mismas evaluaciones médicas que un trabajador minero de socavón, ni un trabajador de seguridad tendrá que pasar la misma evaluación que un trabajador de almacén.
Las pruebas deben diagnosticar efectiva y oportunamente si algún trabajador está desarrollando una enfermedad ocupacional: ¿por qué? porque si un trabajador resultara con una enfermedad profesional o laboral que lo incapacite de todas maneras vendrá a reclamar a la empresa una reparación económica y a veces más, sin dejar de lado el juicio penal si por alguna deficiencia en la salud del trabajador ocurre la muerte de este o provoca un accidente fatal, y en este caso el gerente general o representante legal será el principal responsable de este hecho (DISPOSICIONES COMPLEMENTARIAS MODIFICATORIAS: CUARTA Incorpórese el Art. 168-A al Código Penal, con el texto siguiente: Atentado contra las condiciones de seguridad e higiene industriales “El que, infringiendo las normas de seguridad y salud en el trabajo, y estando legalmente
obligado , no adopte las medidas preventivas necesarias para que los trabajadores desempeñen su actividad, poniendo en riesgo su vida, salud o integridad física, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de 2 años ni mayor de 4 años.
Y si como consecuencia de una inobservancia de las normas de seguridad de las normas de seguridad y salud en el trabajo, ocurre un accidente de trabajo con consecuencia de muerte o lesiones graves, para los trabajadores o terceros, la pena privativa de la libertad será no menor de 5 años ni mayor de 10 años”. Ahora podemos concluir que el “cumplir” con las evaluaciones no soluciona el problema, si en el tiempo un trabajador demuestra que sufre de hipoacusia, silicosis, ciática, etc. etc. etc.
producto que la empresa no cuidó su estado de salud, la empresa tiene las de perder, y si por este motivo sufre un accidente grave o muere, ya sabes lo que pasará. Para evaluar los riesgos a los que están expuestos nuestros trabajadores es necesario realizar un trabajo interdisciplinario, liderado por el comité paritario de salud y seguridad en el trabajo. En este equipo debe incluirse a un médico ocupacional (entrenado y con experiencia) propio o externo que oriente la labor de vigilancia a través de las pruebas de ayuda diagnóstica que usará el médico evaluador para diagnosticar la salud del trabajador y su relación con el puesto y la labor que realiza en la empresa. La elaboración de un protocolo adecuado al puesto de trabajo de cada trabajador hará que la inversión que realice la empresa en el cumplimiento de esta norma sea efectiva.
La empresa no gastará en pruebas innecesarias ni dejará de lado diagnósticos importantes que descubrir. Una buena clasificación por puesto de trabajo también será importante para poder conseguir este objetivo.
Y si quieren que sea más sencillo imagínense que es una empresa familiar, donde están trabajando en los diferentes puestos tu papá, tu abuelo, tío, tía, mamá, hermanos y hermanas; verás que así es más sencillo determinar que las pruebas que se les realicen a los trabajadores tenga hallazgos importantes para el cuidado de la salud, seguridad y bienestar de todos.

Resultados

Online

USUARIO

CONTRASEÑA